BARES Y RESTAURANTES CON HISTORIA

SOCIEDAD LA BILBAINA (BILBAO)

Al más puro estilo británico, todo un salón de caballerosó de levita y guante blanco, sombrero de copa y bastón de mando. Todo un salón que rezuma elegancia por los cuatro costados, pero que ya no es lo que fué cuando abrió sus puertas una mañana de 1839, ahora no deja de ser otro rincón de Bilbao,con regusto burgués novecentista  en el que tomarse un café,  solo si eres socio o estás invitado.

Esta modernista visión a la vera de la Ría fue en su momento un centro de reunión de los señores industriales del viejo Bilbao, un reflejo del mundo elitista de mediados de siglo XIX y principios de siglo XX.

En contraposición a los otros centros de ocio y cultura que ya he presentado en esta sección, La Sociedad La Bilbaína  no es una tasca, pero tampoco es un amanerado salón de té, no es una biblioteca, pero en sus estanterías reposan varios incunables y decenas de documentos antiguos, ensayos modernos sobre todas las ciencias y hasta documentos únicos del siglo XVI. Hoy sigue siendo un local privado, un club social que reúne a bilbaínos de generación en generación.

SOCIEDAD LA BILBAINA (BILBAO)

SOCIEDAD LA BILBAINA (BILBAO)

SOCIEDAD LA BILBAINA (BILBAO) 3

SOCIEDAD LA BILBAINA (BILBAO)

SOCIEDAD LA BILBAINA (BILBAO)

SOCIEDAD LA BILBAINA (BILBAO)

ELS QUATRE GATS (BARCELONA)

Ya que hablamos de sombras y reflejos de otras épocas no podemos olvidar uno de los que fuera, a pesar de la brevedad de su existencia inicial (1897-1899), el restaurante de referencia en el Barcelona modernista: Els Quatre Gats.

Nació como guiño a “Le Chat Noir” parisino, así que, afrancesado en su estilo y catalán en su contenido -especial atención a su cocina autóctona-, este emblemático  enclave tabernario fue punto de encuentro de personajes tan ilustres como Gaudí, Albéniz o  Picasso, quién colgó un boceto de una de sus primeras creaciones en estas paredes antes de saltar a la fama.

No obstante,el paso del tiempo, dejó pocas señas de identidad  del local de Pere Romeu, gerente y dueño, tan pocas que casi debemos remitirnos al género novelesco de la mano de  Ruíz Zafón y su “Sombra del Viento” para recordar como era el lugar y sus gentes.

En la actualidad, la atmósfera de intelectualidad que emana de su barra y su mobiliario es una estática imagen en sepia, un barrido en la memoria de Barcelona que siempre puede regresar a la quietud del recuerdo a gusto del consumidor en éste nuevo Els Quatre Gats. ¿Querrá el señor café o una novela de la “Renaixença”?

ELS QUATRE GATS (BARCELONA)

ELS QUATRE GATS (BARCELONA)

Autor: Daniel Muñoz Pérez de Lazarraga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s